LA PARADOJA DE NUESTRO TIEMPO

LA PARADOJA DE NUESTRO TIEMPO

“Hoy tenemos edificios más altos y autopistas más anchas, pero temperamentos más cortos y puntos de vista más estrechos.

Gastamos más, pero disfrutamos menos.

Tenemos casas más grandes, pero familias más chicas.

Tenemos más compromisos, pero menos tiempo.

Tenemos más conocimientos, pero menos criterio.

Tenemos más medicinas, pero menos salud.

Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero hemos reducido nuestros valores.

Hablamos mucho, amamos poco y odiamos demasiado.

Hemos llegado a la luna y regresamos, pero tenemos problemas para cruzar la calle y conocer a nuestro vecino.

Hemos conquistado el espacio exterior pero no el interior.

Tenemos mayores ingresos, pero menos moral.

Estos son tiempos con más libertad, pero menos alegría.

Con más comida, pero menos nutrición.

Son días que llegan dos sueldos a casa, pero aumentan los divorcios.

Son tiempo de casas más lindas, pero más hogares rotos.

Por todo esto, propongo que desde hoy en adelante;

No guardes nada para una ocasión especial, porque cada día que vivas es una ocasión especial.

Busca a Dios, aprende a conocerle, lee más, siéntate en la terraza y admira la vista sin fijarte en las malas hierbas.

Pasa más tiempo con tu familia y con tus amigos, come tu comida preferida, visita los sitios que ames.

La vida es una sucesión de momentos para disfrutar, no es sólo para sobrevivir.

Usa tus copas de cristal, no guardes tu mejor perfume, úsalo cada vez que te den ganas de hacerlo.

Las frases, uno de estos días, algún día, quítalas de tu vocabulario.

Escribamos aquella carta que pensábamos escribir, hagamos aquel regalo que hemos deseado dar, dí lo que sientes por alguien sin avergonzarte por ello, muéstrate como eres y no finjas un sentimiento.

No dejes nada para uno de éstos días.

HOY DIGAMOS a nuestros familiares y amigos, cuánto los queremos, lo que significan para nosotros, lo importantes que son, y que sin ellos la vida no sería la misma.

Demos ese abrazo inesperado pero tan necesitado, expresa con dulzura tus afectos, no juzgues, no critiques. Porque cada uno de nosotros tiene una batalla que luchar y ganar.

POR ESO: no retardes nada que agregaría risa, paz y alegría a tu vida.

Cada día, hora, y minuto son especiales y no sabes si pudiera ser el último”…

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close