Una gran mayoría de las mujeres negras son autoconcientes cuando miran los estándares de belleza modernos. Mira todos los estándares de belleza … todos son ridículos y casi imposible de cumplir si tu pone las características fenotípicas de una raza diferente a tuya como ese modelo ideal. Personalmente considero que la mujer negra es atractiva. Sólo desearía que se dieran cuenta de ello aquellas que tratan de imitar los estándares de belleza europeo. Todos tenemos apariencias únicas. Para nosotros, sería agradable ver algo natural de la mujer negra en la parte superior de preferencia por una vez. Uno debiera ser realmente fiel a su cultura y su aspecto natural … en vez de imitar la belleza blanca. Creer en verdad, que las mujeres negras son hermosas, tanto como cualquier otra persona no puede verse simplemente una posición políticamente correcta para enmascarar un prejuicio nacido de la propaganda racial.

Creo que las mujeres negras siempre estarán en una posición que creara controversia. Será de interés para algunos, pero no para todos. Lo más importante es reconocer que tienen una posición privilegiadas en la tierra como mujeres. Si la gente sabe que puede sacudir o destruir su fundación, lo harán. Ellos influirán o buscaran la forma de tener todo el poder sobre la mujer negra como persona y destruir su autoestima. Eso nunca debe suceder. Las mujeres negras tienen que saber que son poseedoras de un estándar de belleza único el cual no necesita ser validadado por cualquier persona fuera de ellas mismas. No importa lo piense el hombre blanco, el hombre negro, los amigos, los familiares, los medios de propagandas masivo porque cuando se necesita la
validación, la gente sabe que puede influir en la percepción negativa de ti misma y de esta manera crear una imagen distorsionada de ti misma por ti misma. Es un juego de la mente que solo es posible si tu cae en el. Siempre que tu sepa que como criatura de la tierra eres especial no importa la valoración que otros tengan de ti. Las madres, ustedes siempre serán hermosas en su propio derecho. Lo contrario no tiene qué ser porque otras personas lo dicen.