LA MONTAÑA RUSA Y EL MATRIMONIO

Que a nadie le gusta viajar solo en la montaña rusa, no es de extrañar.

Como el matrimonio , el recorrido que ofrece la montaña rusa requiere de un fuerte compañero de viaje , alguien a quien unirnos , a quien abrazar desesperadamente al comienzo del largo y peligroso desenso , y con quien reirnos el carrito vuelve a subir.

Este sube y baja , baja y sube sin que sepamos lo que hay al doblar el siguiente recorrido , es lo que demuestra lo cambiante de la vida y la profunda necesidad de un compañero fuerte y comprensivo en el viaje.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close